Veredicto

Caratula del libro "Las Caras del Amor"En 1996, cuando apenas unos pocos amigos se habían dado cuenta que tenía unos cuantos poemas escritos en un cuaderno de hojas amarillentas, recibí uno de los mensajes más importantes a través del e-mail. Alguien me había señalado como posible interesado de un concurso literario internacional auspiciado por la Versal Editorial Group, de Andover, MA, Estados Unidos, y ellos me estaban contactando.

La idea era que ellos recibirían poemas de todos los interesados y que se haría una selección a nivel mundial para la publicación de una antología poética de jóvenes poetas del mundo.

Tenía varios listos para competir, pero el que escogí era uno de los que habría escrito más recientemente y que a la sazón, había ofrecido en el Coro Estudiantil, a uno de mis compañeros para que lo musicalizara y quién sabe, si hasta el mismo coro podía interpretarlo. Su título en aquel momento era simple, de pocas letras, era simplemente “YA”, un título nada comercial y mucho menos llamativo para la competencia. Es justo cuando decidí cambiarle de nombre por “Veredicto”.

Hoy día, ni “YA” ni “Veredicto” tienen música…al menos audible, pero siguen resonando en mi corazón algunas notas con espíritu de festival, que quizá completen la obra que un día comencé.

Veredicto sin Música
Les cuento que pasado poco tiempo después, recibí la notificación de la Editora de que había sido uno de los seleccionados con el premio y que mi obra sería publicada. Me pidieron firmar algunos documentos de descargo y allí empezó lo bueno. El libro fue puesto en circulación en los Estados Unidos y mi nombre hoy día está en manos de miles de personas que ya han comprado el libro, incluso en la Biblioteca del Instituto Cervantes, de Viena

Doy gracias a Dios por la persona que me envió aquel e-mail. Lamentablemente para poder tener un ejemplar del libro, tuve que comprarlo a través de Amazon y hoy día puedo compartirlo con ustedes con el título que obtuvo el premio: Veredicto.
En este breve minuto de habeas corpus he decidido
revolcarme en mi voz oficialmente dormida
para leudar tu silencio y lacerar mi dulce instinto
sin escapar de la prisión de tu mirada para reescribir nuestra historia
mi atardecer
con recuerdos de acuarela en mi memoria y poder evitar
que huyas
en la rebeldía de tus huellas
capturar tus suspiros
perseguir tu sombra hasta que atraviese mis sueños
la oscuridad
que ya no traigas flores donde alguien enterró mi alegría
descalificando mis treinta segundos
vaciando mis manos quebrando mis alas
he decidido rogarte ya por fin
que en esta excursión a la nada
desarmes conmigo mi congelada soledad
que seamos más que prójimos
más que siluetas gemelas
que en mi deshabitado corazón
se albergue tu júbilo y aunque prófugo
pueda ser tu amor quien le dicte al mío
su veredicto.

(Se encuentra en la página 100 del libro)

Un comentario en “Veredicto

  1. hola quisiera saber si me puedes ayudar con información sobre adquirir el libro, también estoy en esa antología con un texto y perdí mi ejemplar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s